Guía para ayudarte a ser cruelty free

¿Te interesa el mundo cruelty free pero no sabés por dónde empezar? ¿Crees que es genial poder vivir libre de crueldad animal pero te sobrepasa pensar en todos los puntos que “deberías” cumplir? Entonces esta guía es ideal para vos. Porque, a partir de todo lo que pasé en estos 5 años implementando este estilo de vida, decidí organizar este paso a paso para que todo sea un poquito más llevadero.

Pensar que es un proceso

Por más entusiasmades que estemos en querer que nuestras vidas se transformen por completo con esta idealogía, hay que tener en cuenta que eso toma tiempo. Por lo tanto, no te apures y viví con orgullo cada uno de los pasos que vayas dando.

Esto quiere decir que no es necesario tirar todo a la basura o regalar aquellas cosas que son de marcas que testean en animales o esas lindas botas de cuero vacuno que tenés. Es mejor tomar conciencia de cada una de esas cosas y pensar seriamente si conviene que sigan formando parte de tu vida o que le encuentres un nuevo hogar.

En el caso de los productos cosméticos, creo que una buena opción es utilizarlos hasta terminarlos y después optar por adquirir una opción similar pero que sea cruelty free. Por ejemplo, en mi caso, cuando se me terminó la crema corporal de Nivea (que testea en animales) la cambié por una de Veganis, que además de ser cruelty free es vegana (ver acá: Diferencia entre cruelty free y vegano).

No te sientas culpable por no poder reemplazar todos los productos de una sola vez, eso requiere de mucha plata (que no todes tenemos) e involucra un desperdicio muy grande (tirar productos sin usar simplemente porque queremos lograr un determinado objetivo ¡Pensemos también en el medioambiente!). Sentite a gusto con cada pequeña cosita que vayas adquiriendo, ya sea un nuevo labial cruelty free o una crema facial de una marca que protege a los animales.

Sumate a plataformas que te ayuden el proceso

Considero que no hay nada mejor que seguir cuentas en Instagram, canales de Youtube y blogs que se enfoquen en este estilo de vida.

Cuando recién empecé, me sirvió muchísimo toda la información que podía encontrar en Cruelty Free Kitty pero después fui conociendo Youtubers y blogs como Logical Harmony y Rhyan HY. Lamentablemente, todas están en inglés y la razón por la que me apoyaba en ellos y no en información que encontraba en español era porque prácticamente no había o porque no daban datos confiables. Por suerte, ahora las cosas están cambiando y el mundo de habla hispana ya empieza a moverse mucho más con esta información.

Apoyate en guías y listas de marcas libres de crueldad animal

Comenzar en este mundo puede ser muy abrumador, sobre todo porque en una sola tienda de productos de belleza hay miles de marcas diferentes. Por eso, creo que la mejor forma de no enloquecerte es tener en tu celular diferentes guías y listas de marcas libres de crueldad animal. En Mi Jet Privado, podés acceder y descargarte la Guía de Compras Cruelty Free de forma muy fácil y gratuita. Además, podés ver la lista de marcas que testean en animales para que sepas cuáles son los productos que debés evitar.

Es hermoso contar con estas listas porque te permiten ver la cantidad interminable de marcas que son cruelty free. Pero, al mismo tiempo, se vuelve un poco agobiante tener tantas opciones de una sola vez. Por eso mismo, te recomiendo que chequees las listas cuando vayas a adquirir un nuevo producto o cuando estés en la búsqueda de algo en particular.

Encontrá tiendas en las que puedas adquirir productos cruelty free

Este punto dependerá de dónde vivas y qué tiendas tengas al alcance. Pero algo que todes tendremos en común es que no hay lugares que sean 100% cruelty free. Por eso, es tan importante que cuentes con el punto anterior.

En el caso de que vivas en Colombia (como yo), podés acceder a marcas cruelty free en Cromantic, Blush Bar, Farmatodo y hasta en supermercados Éxito.

Mientras que si vivís en Argentina (país del que vengo), podrás encontrar alguna que otra marca en Farmacity, Falabella y en millones de showrooms (fáciles de ubicar por Facebook e Instagram).

Ahora, si estás en Estados Unidos, Canadá o Europa, seguro contás con locales de Sephora y Ulta que tienen miles de marcas libres de crueldad animal. Sinceramente, considero que estas ubicaciones son IDEALES porque tienen la mayor variedad de marcas cruelty free.

Y, por último, siempre queda recurrir a la compra de productos online, desde las páginas web propias de las marcas que son cruelty free o Amazon. Es un poco más fácil y tenemos mayor variedad de productos a la mano.

¡Viví el proceso como una experiencia única!

A pesar de ya conocer toda esta información, seguramente una que otra vez, sin querer, vas a adquirir (o te van a regalar) algo que sea de una marca que testea en animales ¡Y no pasa nada! La idea es que este proceso sea un lindo viaje para disfrutar. Además, puede ser una buena excusa para comprar maquillaje nuevo y probar marcas que desconocías.

Y por último, no te desanimes. Aprovechá a diviertirte con cada pequeño paso que vas dando porque todo suma. Y ahora que ya sabés todo esto, ¿te gustaría comenzar el proceso?

¿Te gustaría compartir este artículo?

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

shares